Cancel Preloader

Así se veía Moctezuma

 Así se veía Moctezuma

AGENCIA:
MÉXICO

Según una recreación así se veía “Era el gran Moctezuma” de edad de hasta cuarenta años, de buena estatura, bien proporcionado, cenceño, pocas carnes, el color ni muy moreno, sino propio color y matiz de indio, y traía los cabellos no muy largos, sino cuanto le cubrían las orejas, y pocas barbas, prietas y buen puestas y ralas, y el rostro algo largo y alegre, y los ojos de buena manera, y mostraba en su persona, en el mirar, por un cabo amor y cuando era menester gravedad; era muy pulido y limpio; se bañaba cada día una vez, a la tarde; tenía muchas mujeres por amigas, hijas de señores, puesto que tenía dos grandes cacicas por sus legítimas mujeres, que cuando estaba con ellas era tan secretamente que no lo alcanzaba a saber sino alguno de los que le servían.
Tenía sobre doscientos principales de su guarda en otras salas junto a la suya, y éstos no para que hablasen todos con él, sino cuál y cuál, y cuando le iban a hablar se habían de quitar las mantas ricas y ponerse otra de poca valía, más habían de ser limpias, y habían de entrar descalzos y los ojos bajos, puestos en tierra, y no mirarle a la cara, y con tres reverencias que le hacían y le decían en ellas: señor, mi señor, mi gran señor, primero que a él llegasen; y desde que le daban relación a lo que iban, con pocas palabras les despachaba; no le volvían las espaldas al despedirse de él, sino la cara y ojos bajos, en tierra, hacia donde estaba, y no vueltas las espaldas hasta que salían de la sala.
En el comer, le tenían sus cocineros sobre treinta manera de guisados, hechos a su manera y usanza, y tenían los puestos en braseros de barro chicos de bajo, porque no se enfriasen, y de aquello que el gran Moctezuma había de comer guisaban más de trescientos platos, sin más de mil para la gente de guarda y cuando habían de comer salía se Moctezuma algunas veces con sus principales y mayordomos y le señalaban cuál guisado era mejor, y de que aves y cosas estaba guisado, y de lo que le decían de aquello había de comer, y cuando salía a verlo eran pocas veces y como por pasatiempo”

Notas Relacionadas