Migrante sueña con reencuentro con su madre

0

Nació en Belice, pero cuando tenía ocho años de edad, su padre tomó la decisión de traerlos al estado de Sonora, a él y a su hermano mayor, desde entonces, dejo de ver a su madre. Tras 21 años de permanecer en México, desde hace mes y medio tomó la decisión de regresar a su país de origen para reencontrarse con la mujer que lo trajo a este mundo.

Su piel morena contrasta con el signo de paz que trae impresa a la altura del pecho de la playera que porta y en la que se puede leer: Jamaica.

En su caminar se nota que “cojea” de una pierna, la cual no solo no puede flexionar, sino que le impide realizar trabajos pesados, explica al reportero, mientras se sienta con cierto trabajo en la banqueta.

Sobre la Calzada Lázaro Cárdenas, frente a tiendas Chedraui, Uriel Heraldo Díaz Hyde se gana la vida limpiando parabrisas, trabajo que alterna con la venta de unas pequeñas figuras, que, junto con su novia, fabrica con “Limpia Pipa” (alambre forrado con una especie de tercio pelo).

Ranas, arañas, grillos, tortugas, perros, todos en colores vivos que contrastan entre sí. Va sacando uno a uno de una bolsa de plástico.

Con una lesión a la altura de la cadera y desgaste en el cartílago, consecuencia de un accidente que sufrió cuando iba manejando su camioneta, el hombre de oficio albañil se siente más cerca de alcanzar su objetivo después de haber atravesado gran parte del país.

Solo necesita 300 peso par el pasaje del “bus” que lo lleve a Quintana Roo, de ahí, 46 minutos sería el tiempo que esperaría para llegar a Oriyoac en Belice, dónde vive su mamá Rosa Hyde Tiop, quién no sabe que su hijo Uriel viaja para reencontrarse con ella.

  • ¿Cuándo fue la última vez que tuviste contacto con ella?
  • Fue hace dos años. La contacte por Facebook
  • ¿Qué crees qué pase cundo te vea?
  • No sé. Contesta con una expresión en el rostro que se torna de admiración e incredulidad. Quizá no se había cuestionado si va hacer bien recibido, cuando su madre ya cuenta con otra familia.
COMPARTIR.

Deja una respuesta