Columnas de Opinión

Tren Parlamentario

Retrato de la desigualdad en México, según Arturo Herrera, titular de SHCP
VICENTE BELLO
De la desigualdad, crecimiento, deuda e inversión pública, y de Pemex, habló ayer Arturo Herrera Gutiérrez, nuevo secretario de Hacienda (SHCP) ante la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados. He aquí sobre la desigualdad, según el funcionario:
1: No va a cambiar la responsabilidad macroeconómica, la conducción de la política fiscal responsable y la estabilidad macroeconómica.
2: Lo que sí cambia: hacia un estilo abierto, franco y transparente de comunicación con todos los actores relevantes de la economía.
3: México es un actor central en la economía global; ocupa el número 10 por tamaño de su población; es la segunda economía más grande de América Latina; el número 13 por extensión territorial y el 15 por el tamaño de su economía; regida por el poder de paridad de compra, nuestra economía es el número 11 a nivel global.
4: Los dos problemas económicos más importantes del país, la falta de crecimiento y la desigualdad en el país.
5: Desde 1993 el país ha tenido tasas de crecimiento relativamente bajas, tasas de apenas el 2.4 por ciento. El bienestar de la población no depende únicamente de la tasa de crecimiento, sino de cuánto nos toca a cada uno de los mexicanos.
6: El PIB per cápita en México ha crecido solamente 0.8 por ciento desde 1983. De las tasas más bajas de crecimiento en toda la región.
7: Desde 1983 hemos crecido solamente al 0.8 por ciento. Brasil y Argentina, castigadísimos por crisis severas, han crecido a niveles superiores a los de México, con tasas de 1.0 y 1.2 por ciento. Perú, en el mismo periodo, a 1.9.
8: Pero dos economías han crecido a tasas sustancialmente superiores a la nuestra: Uruguay con 2.6 por ciento y Chile con 3.6 por ciento. En 1983 ellos tenían niveles de bienestar y de desarrollo inferiores a los de México. Nos han superado de manera importante. El crecimiento tiene que ser uno de los elementos centrales de nuestra agenda.
9: Pero el crecimiento, por sí mismo, no garantiza la mejora en el bienestar de la población, se necesita que sea un crecimiento incluyente, es decir, que les toque a todos.
10: América Latina no es la región más pobre del mundo, sino el África subsahariana; pero sí es la región más desigual del mundo. Aunque tenemos más, lo repartimos peor, y esto sí es una característica común de todos los países de América Latina. Brasil y Colombia son países que incluso tienen niveles de desigualdad superiores a los nuestros.
11: El país más desigual de la zona euro es Turquía; pero es menos desigual que el país menos desigual de América Latina, Uruguay. (En México, la desigualdad) no solamente es una desigualdad entre grupos sociales; es dramática la desigualdad entre regiones.
12: (Ejemplificó) El PIB de la Ciudad de México es casi 7 veces el PIB por persona de Chiapas. El estado de Oaxaca crece a tasas tan bajas que le tocaría más de 200 años llegar al PIB per cápita que tiene hoy el estado de Nuevo León; Son desigualdades inaceptables para todos los que tenemos alguna corresponsabilidad en el diseño y ejecución de las políticas públicas claramente al Poder Ejecutivo, pero también al Poder Legislativo.
13: Para que tengan una idea de la polaridad en el país: el índice de desarrollo humano de la alcaldía de Benito Juárez (antigua delegación de Ciudad de México), que es el municipio con el índice de desarrollo humano más alto, que es de 0.944 se compara con el índice de desarrollo humano de Suiza. El índice de desarrollo humano de la ahora alcaldía, la entonces delegación Miguel Hidalgo, tiene un índice de desarrollo humano equivalente al del Reino Unido.
14: Ahora, dos municipios de la parte baja de la distribución: El índice de desarrollo humano de Batopilas (Coahuila), se compara con el índice de desarrollo humano de Eritrea, y el índice de desarrollo humano de Cochoapa el Grande, Guerrero, se compara con el índice de desarrollo humano de Burundi. Tenemos no dos países, sino una economía que parece de dos continentes. Esto tenemos que abordar y atacar.
15: ¿Cómo tratamos de atacar estos problemas? Desde el punto de la política fiscal y de política financiera, primero: Tener estabilidad macroeconómica, con respeto absoluto a la Autonomía del Banco Central. Y segundo: Un manejo estrictamente responsable de las finanzas públicas. (Objetivo, evitar): Crisis económicas.
16: Algunas son los suficientemente graves como la de 1982, como la de 1996, como la de 1995. Algunas son recesiones relativamente más leves como la del año 2000, y algunas fueron muy fuertes como la del año 2008 con una caída del 5.5 por ciento del producto interno bruto.
17: Pero déjenme decirles cuál es la diferencia con respecto a la crisis del 2008 y las que tuvimos en el 95, o las que tuvimos en los años dos miles. Esas crisis eran crisis económicas que al mismo tiempo venían acompañadas por crisis de las finanzas públicas. La del 2008, aunque es una crisis muy seria, no vino acompañada de una crisis de las finanzas públicas. Por eso es que tenemos que tener un manejo responsable de las finanzas públicas, porque periodos de auge y de recesión son parte de la naturaleza de la economía.
18: Inadmisible que en los periodos de recesión permitamos un impacto permanente en las finanzas públicas y en el bienestar de los mexicanos.
Era un retrato inédito de la economía en voz de un titular de Hacienda. (Continuará)