Noticias de Chiapas

Migrantes vuelven a fugarse de la estación Siglo XXI

Frente a decenas de agentes de la Policía Federal, un centenar de migrantes cubanos se fugó de la Estación Migratoria Siglo XXI el domingo.
Antes se salieron de los lugares de “alojamiento”, llegaron hasta las rejas de los portones principales de ingreso, en donde con gritos denunciaban violaciones a los derechos humanos, malos tratos, golpes, condiciones inhumanas al dormir en el suelo, mala calidad y escasa comida, entre otros.
Elementos de la Policía Federal habían arribado a esas instalaciones ante un nuevo motín que se registraba al interior; decenas se encontraban adentro y otros vigilaban al exterior.
Al percatarse que las rejas no tenían candado, los migrantes empezaron a jalar el portón, abrieron sin dificultad y se dio la estampida en fuga.
Los agentes federales se hicieron a un lado ante el número de personas que salía corriendo, tiraron una baya que rodea la explanada externa y huyeron con rumbo desconocido.
En el interior los policías y los agentes migratorios no hicieron intentos por detenerlos, después de que la protesta fue iniciada por la madrugada, en la que exigían no ser deportados.
Los cubanos denunciaron que las autoridades migratorias mexicanas no les están otorgando ninguna opción para iniciar el procedimiento que les permita su estancia legal en territorio mexicano.
Señalaron que la intención es regresarlos a la isla, aunque “nosotros no queremos ser deportados, queremos que nos den un papel para seguir o que nos digan que tenemos 72 horas por lo menos para abandonar el país y aprovechar ese tiempo para llegar a la Frontera Norte”.
Son seis las revueltas y fugas masivas que se han registrado en la Estación Migratoria Siglo XXI, la primera de ellas el pasado 25 de abril cuando huyeron más de 600 cubanos.
En las restantes se han fugado grupos de 90, 100, 25 y en el último un centenar; de la garita de Comitán mientras tanto huyeron 16.
Al salir de la estación migratoria, las patrullas de la PFP que permanecían al exterior de ella encendieron sus torretas y los persiguieron, aunque no detuvieron a ninguno.