Noticias de Chiapas

Desalojan 21 hectáreas invadidas en el Cañón del Sumidero

Fueron 130 casas derribadas, construidas con lámina, madera y concreto; 300 familias desalojadas; tres invasiones retiradas; 21 hectáreas recuperadas, son los resultados de la movilización de mil 100 elementos de seguridad federal y estatal quienes recuperaron parte del Parque Nacional “Cañón del Sumidero”.

En las últimas horas, fueron retiradas las invasiones de “La fortuna”, “Los limones” y “Las Granjas” cuya presencia abarcaba 21 hectáreas, sin embargo, aún quedan pendientes tres carpetas de investigación para efectuar desalojos a asentamientos ilegales conocidas como: “Vida Mejor”, “Nueva Esperanza”, “Los Ángeles”, “Manuel Velasco y Ampliación Leticia Coello”, “Nueva Esperanza II” y “Las Granjas II”, que según la versión de las autoridades, en próximos días sean retirados del lugar.

Adrián Méndez Barrera, director Regional de la Frontera Sur, Istmo y Pacífico Sur de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) indicó que en el momento del desalojo se levantó un informe para determinar el impacto ambiental que las invasiones pudieron haber ocasionado al Parque Nacional, y que afectaría a las más de mil colonias cercanas y las 700 mil personas que viven aledañas.

FUERZA POLICIAL

Desde las cinco de la mañana, integrantes de la Conanp, Fiscalía General de la República (FGR), Fiscalía General del Estado (FGE), Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSyPC), Policía Municipal del Ayuntamiento de Tuxtla Gutiérrez y brigadistas comunitarios, se coordinaron para entrar de forma conjunta a recuperar el área.

A las 6:20 horas, los elementos bajaron de las más de dos docenas de vehículos que transportaban a más de un millar de integrantes. Al mismo momento, hablaron con las familias que permanecían, se les dio un tiempo para desalojar el área.

Fue alrededor de las 7:00 horas con la presencia de dos helicópteros y cientos de elementos que custodiaban que las personas desalojaran los predios.

Méndez Barrera expresó que de las 47 hectáreas que se mantenían invadidas desde el 2013, 21 fueron ya restablecidas para la Conanp, institución a cargo de la administración y cuidado del área natural protegida.

Este operativo que no tuvo detenidos, donde las autoridades dejaron que las acciones de invasión a la propiedad federal se hiciera un problema para esta área protegida, delimitada por el polígono del Parque Nacional Cañón del Sumidero, constituyen un delito ambiental en contra de la biodiversidad y por daños patrimoniales, derivado de la ocupación irregular de un bien perteneciente a la nación.