Noticias de Chiapas

Altas temperaturas azotan a el estado

En el último mes, el estado ha afrontado altas temperaturas de forma constante que van desde los 26 hasta los 41 grados centígrados; no obstante, esta ola de calor se ha agravado debido a la falta de precipitaciones por cuarto año consecutivo y la presencia del fenómeno de “El Niño”, factores que incrementan las posibilidades de que la población sufra golpes de calor.
En las últimas horas, Chiapas presenta seis regiones con temperaturas y vientos extremos que van desde los 37 a 43 grados: Valle Zoque, De los Llanos, Frailesca, Istmo-Costa, Soconusco y Metropolitana. Además, ocho se encuentran en temperaturas muy altas que van de 30 a 36 grados: Sierra Mariscal, Meseta Comiteca-Tojolabal, Selva Lacandona, Tulijá Tseltal Chol, Maya, De los Bosques, Mezcalapa y Norte; la única zona con temperaturas elevadas es Altos Tsotsil-Tseltal, de 26 a 29 grados.
Desde el ámbito de la salud, el incremento de la temperatura podría incidir en un golpe de calor, aunque es un fenómeno poco común, cada vez se hace más propenso debido a la pocas medidas de prevención que pueda tener la ciudadanía.
SÍNTOMAS
Isidro Hernández Cruz, coordinador estatal operativo de la Cruz Roja Mexicana delegación Chiapas, detalló que en 2019 no han atendido de forma directa a alguna persona con síntomas de golpe de calor, ya que este fenómeno puede presentarse cuando existe una descomposición severa de la temperatura corporal.
“Por ejemplo, el golpe de calor se puede dar cuando pasas la mayoría del día en una oficina con aire acondicionado y sales de forma inesperada, o también cuando te encuentras en constante exposición al sol y con aglomeración de personas, lo que hace que se empiecen a sofocar todos”.
Por su parte, Javier Arturo Sánchez Avendaño, coordinador médico estatal de la Cruz Roja Mexicana, informó que el golpe de calor puede derivar en un coma debido al daño neurológico que puede haber por una severa deshidratación.
El médico recalcó que este es un tema que no debe tomarse a la ligera, ya que puede representar un riesgo verdadero de perder la vida.
Especificó que la exposición por tiempo prologado al sol genera una deshidratación en el cuerpo, además de un trastorno electrolítico y al no tener líquidos corporales, lo que puede generar síntomas neurológicos, dolor de cabeza, vómitos, así como cuadros clínicos complicados.