Columnas de Opinión

Tren Parlamentario

La politización del dolor humano
VICENTE BELLO
Minatitlán metió ayer al Senado de la República en un recodo adonde Morena y el Pan se encontraron y echaron mano a sus fierros como queriendo pelear. El crimen rezumante de barbarie de que fueron objeto trece personas el viernes reciente, entre los cuales sobresale un bebé de un año de edad, conmocionaba al Pleno. Ya. Ya. Pero tampoco podía evitar que se asomase en la tribuna el egoísmo traslapado en la politización del dolor humano.
Acción Nacional abrió el fuego en voz de Kenia López Rabadán. Pidió al Pleno lamentar y condenar el crimen múltiple que aconteció en Minatitlán.
De piel muy sensible, Lucía Trasviña, senadora de Morena, dijo a la panista: “Realmente México, todo México está de luto, 18 años de violencia. (Y no) nos concretemos a los últimos días y a los últimos meses”.
Y que se calientan los del PAN. Pero antes, el senador de Morena Miguel Navarro los asegundaba: “México sufre la resaca de muchos años, de muchas décadas, en que la política sufrió una descomposición.
“¿Quién está en las plazas de Veracruz? ¿Cuándo llegaron? ¿Por qué llegaron? ¿Quién los llevó? Son situaciones que nos tenemos que preguntar. Aquí ya no se vale la hipocresía”.
La asamblea no consideraba discutir el tema. Pero lo hicieron los senadores desde los escaños (asientos). El senador del PAN Julen Rementería dijo: “El estado de Veracruz, del cual soy originario, antes no era primer lugar en estas cifras, a partir de estos gobiernos, el federal y estatal, por las razones que quieran, se convirtió en el número uno en este tipo de delitos, no éramos número uno a nivel nacional, hoy lo somos. Algo pasó, algo está cambiando que por supuesto hace que Veracruz repunte”.
Habló entonces Antares Vázquez, senadora de Morena: “Sugiero a quienes me antecedieron que cambiemos ya la retórica, esta retórica patética que se dedica a polarizar a la sociedad, de hacer parecer como que las cosas deben de darse como una varita mágica, que el 1º de diciembre iban a cambiar las cosas.
“No, señoras y señores, el 1º de diciembre empezó a cambiar el régimen que dio origen a estas cosas tan horribles, y eso se tarda.
“Por ejemplo, tenemos, apenas aprobamos la Guardia Nacional. El Presidente no tiene con que echar mano en este momento en la vida práctica. Todavía no hemos hecho las leyes secundarias de la Guardia Nacional. Apenas se están terminando los censos del bienestar, es humanamente imposible acabar con las cosas de un plumazo”.
El PAN, en voz de Indira Rosales, sujetó a Minatitlán, y golpeaba: “A ver, lo que ocurrió en Minatitlán, hay 14 familias que perdieron a un ser querido, y lo único que hemos escuchado los últimos cuatro días es ‘la inseguridad es un tema que nos dejaron ustedes’.
“No se trata de echar culpa, por favor, asumamos la responsabilidad. Este Senado aprobó, efectivamente, la Guardia Nacional dando un voto de confianza al Presidente y a esta administración, sin embargo, no se están responsabilizando.
Reviraba el morenista José Narro: “Hoy estamos tomando medidas en la Fiscalía o en la Guardia Nacional, o en las reformas penales y constitucionales para tratar de que el país salga de ese torbellino de inseguridad, de ruptura en la paz social, de miedo y de temor en la que viven miles de mexicanos, no nada más en Veracruz, en Zacatecas, en Guanajuato, en el Estado de México, en Hidalgo, en muchos estados del país; en Puebla, que tiene situaciones muy similares”.
Respingaba Erandi Bermúdez, del PAN: “No regateamos la Guardia Nacional. Pero para quejarse ya está el pueblo. Tenemos que trabajar coordinadamente. (Por ejemplo) nunca el gobernador de Guanajuato (panista) ha culpado al Presidente”.
“… El 13 de abril entró en vigor la reforma al 19 constitucional, que en este Senado apoyamos todos los partidos políticos para darle instrumentos al presidente de la República en ampliar la prisión preventiva oficiosa. Hoy ya no hay excusa ni pretexto”.
A Erandi, panista de Guanajuato, le respondió Gloria Sánchez, morenista de Veracruz: “En Veracruz sí tenemos complicidades heredadas del Fiscal con la delincuencia. Eso sí es cierto y tan es cierto que no prosperan las investigaciones”.
La morenista guerrerense Nestora Salgado reviraba al PAN: “Es un dolor para todos lo que pasó en Minatitlán, pero también quiero recordarles que mucha gente de la sociedad civil estuvimos gritando, estuvimos pidiendo audiencias, estuvimos pidiendo que nos ayudaran cuando estábamos en contra de la guerra contra el narcotráfico, estuvimos en contra del Plan Mérida, estuvimos en contra de la importación de armas, estuvimos gritándoles, pidiendo que nos escucharan cuando estuvo el programa Rápido y Furioso.
Terció entonces Verónica Delgadillo, del MC: “Ha sido una narrativa de buenos contra malos, de liberales contra conservadores, de los que votaron con Andrés Manuel y los que no votaron por él. De verdad, ¿esa narrativa de confrontación le hace un bien a México para poder enfrentar la violencia que estamos experimentando?”
Morena saeteó al PAN otra vez. Dijo Rubén Rocha: “Tiene razón nuestra querida Senadora Lucy Trasviña, todo México está de luto. ¿Y por qué, compañeras y compañeros? Por la maldita herencia de dos sexenios que nos entregaron 250 mil muertos, un panista y un priista, pero también habría que reconocer porque este gobierno nuestro todavía no ha podido frenar esa espiral homicida”.
Media docena de oradores más, debatieron. Pero debatieron sobre lo mismo. Y Maretí Batres, el presidente de la mesa, resellaba urgiendo a terminar el paquete de leyes secundarias de la guardia nacional.