Noticias de Chiapas

Juguetes de madera, los más olvidados por Día de Reyes

Artesanos que fabrican juguetes de madera intentan mantener viva la tradición y que sus productos sean considerados por los Reyes Magos como parte de los regalos para los niños el próximo 6 de enero, pues quedaron relegados.
Luis Mendoza Estrada, uno de los fabricantes de yo-yos en un taller familiar, se dedica a la producción de juguetes típicos mexicanos desde hace 20 años. Sus padres le enseñaron este oficio, aunque en principio trabajaba en una fábrica, pero decidió regresar a su taller.
Explicó que la actividad ha tenido muchos cambios, hace dos décadas elaboraban estos productos de madroño, un tipo de madera considerado como el más fino, pero en la actualidad está prohibida su explotación, de hecho, dijo, siempre fue clandestina su venta, pero permitía un resultado incomparable en los juguetes y muebles que ahora sustituyen con pino.
Sin embargo, comenta que la madera no es valorada por los clientes, pues hay sitios que emplean comprimidos o macopan, que es una mezcla con cartón y que por ser de menor costo permite vender a muy bajos precios los productos.
“Somos cuatro hermanos, pero también hay primos y tíos que se dedican a la actividad, cada uno se especializa en un ramo distinto; por ejemplo, yo hago yo-yos, mis hermanos elaboran pirinolas, hay quien hace aviones de madera, churumbelas, trompos, tenemos mucha producción que colocamos en otras entidades, vendemos en ferias, plazas públicas, pero siempre el cliente nos regatea el costo, porque piensan que no es madera sino un producto similar”, detalló.
En una jornada de las 6:00 de la mañana a las 10:00 de la noche termina hasta 100 piezas de cinco tamaños diferentes, la más pequeña es de media pulgada y la más grande, de tres pulgadas, los costos van de los cuatro a los ocho pesos cada una.
Mendoza Estrada emplea hasta 10 bastones de madera por mes, de los cuales puede producir 700 yo-yos e invierte 800 pesos en pino, pero en febrero aumentará 10 pesos el costo de cada bastón.