Noticias de Chiapas

No vamos a regresar a El Salvador: caravana migrante

Miles de centroamericanos siguen caminando hacia el norte de México después de haber ingresado por el río Suchiate; cientos de ellos permanecieron ayer en el parque central de Tapachula para descansar, tomar fuerza y seguir la travesía, porque “no vamos a regresar a nuestro país”.
Junto a su esposo y dos hijas, una más de apenas dos meses de nacida que se quedó en San Salvador, así como con otras siete familias con niños, Estefani Fuentes, dijo que confían en Dios. “Que él nos lleve hasta donde tengamos que llegar”.
Ellos viajan en la caravana de salvadoreños que el viernes por la tarde cruzaron el río Suchiate y ayer caminaron de Metapa de Domínguez hacia el centro de Tapachula, la mayoría porta pasaporte pero no se quisieron entregar a las autoridades mexicanas por el temor a ser deportados.
“Queremos que nos ayuden, pero hay miedo de regresar al país. Ya dejamos todo atrás. Hemos sufrido tanto como para decir aquí llegamos y que nos devuelvan”, señala.
En una de las jardineras del parque central “Miguel Hidalgo”, a unos cuantos pasos de la presidencia municipal, ella y su familia, así como cientos de personas más, muchos jóvenes, permanecen tirados descansando, mientras que personas de la sociedad civil les obsequian frutas, plátanos y naranjas.
Seguirán la misma ruta que las otras dos caravanas, la primera que se ha dividido y que una parte ya está en la Ciudad de México, otra en Puebla, Veracruz y Oaxaca; la segunda, que sigue su marcha en Pijijiapan, en la costa chiapaneca, ambas formadas principalmente por hondureños y la tercera en Tapachula.
Aseguran que no desistirán de su objetivo que es llegar a los Estados Unidos, a pesar de la posición del presidente Donald Trump de enviar a miles de soldados a su frontera con México para impedirles el paso.
“No queremos hacer nada malo; necesitamos que nos ayuden, nada más. Con mi familia aprovechamos el momento para salir del país, no pude traer a mi chiquita de dos meses, por el riesgo de que se enfermara y muriera en el camino, la dejé con mi suegra y vamos con la mentalidad de llegar hasta allá –Estados Unidos”, sostiene Estefani.