Noticias de Chiapas

Buscan blindar legalmente artesanías de chiapanecas

La tejedora guatemalteca, Angelina Aspoac, afirmó que los diseños de sus textiles son parte de su identidad, por lo que tienen que ser preservados.
“En los tejidos está la historia de nuestros pueblos, de cada comunidad que tiene su propia historia y contexto; la fauna es diferente de una a otra localidad”, dijo.
“Cada día disminuye el número de tejedoras. Se está perdiendo ese conocimiento. Un factor es el tema económico porque el sistema orilla a los pueblos a abandonar su arte y los despoja de sus tierras. Son obligadas a salir de su comunidad”, dice la indígena Kaqchikel, originaria de Santiago Zacatepéquez, Guatemala.
Contó que parte de la indumentaria que usan los pobladores como el huipil, son elaborados en una aldea vecina porque ya no hay tejedoras y perdieron su capacidad de vestirse por prendas hechas por ellas mismas.
Ante tal situación, abundó, en 2005 se abrieron escuelas de tejido y ahora en mi comunidad hay mil 500 tejedoras, lo que “recuperamos el arte; ahora las mujeres tejen y no necesitamos encargar los huipiles”. Angelina, quien participa en el Primer Encuentro Latinoamericano por la Defensa de del Patrimonio Cultural, Saberes Ancestrales, Propiedad Intelectual Colectiva y Territorios de los Pueblos Indígenas, aseguró que los seres humanos deben de tener la capacidad de elaborar su propia ropa y no esperar a que las empresas lo hagan.
Manifestó “más que verla como una cuestión meramente de rentabilidad, lo estamos viendo como parte de la recuperación de nuestra autonomía e identidad como pueblos indígenas. Y es justo también que las compañeras que quieren vender sus tejidos lo hagan porque es justo que vivan de su arte, pero que haya un pago justo.
Afirmó que hace tres años se juntaron en Guatemala las tejedoras y presentaron una acción de inconstitucionalidad, se hizo un análisis de las leyes existentes que hablan de la propiedad intelectual o protección de las artesanías, pero ninguna reconoce a las tejedoras o pueblos indígenas como sujetos de derechos.
Señaló que el año pasado se planteó la acción de inconstitucionalidad y la Corte emitió su resolución favorable a ellas, “dándonos la razón acerca de que no hay leyes que nos protejan nuestros textiles y exhorta al Congreso a legislar para la protección de la propiedad intelectual sobre nuestros textiles”.
Reiteró que “desde hace tres años nos hemos venido organizando y trabajando en una propuesta de ley que ya tenemos casi terminada. Estamos puliendo las acciones y en unos dos meses la presentaremos, pero somos un poco escépticas porque en más de 20 años no ha pasado, sino que se han engavetado las iniciativas de apoyo a los pueblos indígenas y estamos conscientes de correr esa suerte”.