Noticias de Tabasco

Preocupa alto índice de automedicación en Tabasco

Daño renal o hepático con el uso prolongado de ciertos fármacos, así como problemas gastrointestinales, son las principales consecuencias de la automedicación, advirtió el coordinador Auxiliar Médico de Educación en salud del Instituto mexicano del Seguro Social (IMSS) en Tabasco, Luis Leonardo de la Cruz Martínez.
Consumir medicamentos sin prescripción médica es una práctica común entre la población, la cual puede resultar seriamente peligrosa, ya que más de 80 % de la población que la lleva a cabo, no tiene un conocimiento mínimo de los daños que provoca auto administrarse algún tratamiento farmacológico.
Analgésicos, antiinflamatorios, vitaminas, pastillas o soluciones de libre venta son administradas, principalmente por madres de familia, sin pensar que el suministro de medicamentos sin prescripción puede generar diversas reacciones, subrayó el especialista del IMSS.
“El automedicarse se da en gran mayoría de las veces por comodidad, es decir, para evitar acudir a un consultorio médico y esperar turno, o bien, para evitar el gasto de la consulta con el especialista, en caso de no contar con seguridad social”, consideró.
De acuerdo con el galeno, las cefaleas, gastroenteritis, infecciones respiratorias, golpes, por mencionar algunos, son las razones principales de la automedicación, práctica que podría generar daño en los riñones, hígado y en el sistema digestivo.
“La automedicación con antibióticos es una práctica frecuente, aunque ya no están a la libre venta, continúa la automedicación con medicamentos que quedan de tratamientos previos, esto puede barrer con la flora intestinal o puede causar resistencia a los microorganismos y requerir después de antibióticos diferentes”, explicó.
Subrayó, que no a todas las personas les funciona igual un medicamento, por lo que solo un médico está capacitado para saber qué puede aliviar determinada dolencia con la dosis necesaria, y de acuerdo al cuadro y al historial médico del paciente.
Por último, De la Cruz Martínez reiteró que aunque es “de buena voluntad”, la automedicación no ofrece rápido alivio, por lo que es necesario acudir con el médico familiar, que de requerirlo, determinará enviar al derechohabiente con un especialista.