Noticias de Chiapas

Ciclistas extranjeros fueron asaltos y victimados; no hubo accidente: FGE

La Fiscalía General del estado dio un giro a la investigación sobre la muerte del ciclista alemán, Holger Franz Hagenbusch, al comprobar que su cadáver presentó un orificio en el cráneo producido presuntamente por un arma de fuego, hecho que derrumba la tesis inicial oficial del deceso por accidente.
Así lo dijo hoy el fiscal para la Investigación de Delitos de Homicidio, Luis Alberto Sánchez Sánchez, quien recordó que primero fue hallado el cuerpo del ciclista polaco Krzysztof Chmielewski, que está “más completo” que el del alemán.
Según la autoridad, el primer cadáver presentó traumatismo craneoencefálico severo por causa “a determinar”, aunque adelantó que el objeto con el que lo golpearon fue “muy contundente” y le dejó “la cabeza está destrozada”.
Sobre el cuerpo del polaco encontraron solo la bicicleta del ciclista alemán, quien hasta el 26 de 26 abril no se sabía nada de su paradero.
El hallazgo del cadáver del polaco ocurrió cuando un lugareño reportó el hecho e indicó que estaba a unos 50 metros en una barranca en el kilómetro 158 entre San Cristóbal y Ocosingo, en el tramo conocido como La Ventana.
En cuanto al cuerpo del ciclista alemán, la autoridad detalló que el cráneo presentaba un orificio de disparo de arma de fuero en la región occipital, de abajo hacia arriba, que entró a la altura de la oreja izquierda y salió arriba de la oreja derecha.
Sánchez Sánchez reconoció que, si bien se precipitaron, en un primer momento se creyó que el deceso de ambos ciclistas pudo ser por un accidente carretero. Sin embargo, al encontrar el segundo cuerpo hallaron evidencias de un doble crimen.