Nacional

Papel de baño, ¿Al bote o al inodoro?

La mayoría de los sanitarios en México hay un bote para depositar la basura. De acuerdo con el informe La higiene importa, de Essity, al menos 60% de los habitantes de este país arroja el papel usado en contenedores de este tipo; sin embargo, una costumbre así puede generar enfermedades, debido a la contaminación cruzada.

Cuando se deposita el papel usado en un cesto de basura existe el riesgo de que todos los miembros de la familia (o quienes usan el baño) queden expuestos a los gérmenes de los desechos corporales. Algunas bacterias que se pueden alojar en este material pueden desencadenar infecciones estomacales e intestinales, como salmonelosis, cisticercosis, shigelosis o yersiniosis.

Además, atrae a las moscas, las cuales al entrar en contacto con alimentos y utensilios incrementan la transmisión de microbios. Pero, los hábitos actuales en México reflejan el desconocimiento de estos peligros.

El mismo informe de Essity revela que las principales causas por las que los mexicanos prefieren eliminar el papel higiénico en el basurero son evitar la obstrucción de las cañerías (76%) y no contaminar el sistema de agua de la ciudad (50%). Otra razón son las costumbres que adquirieron en casa (27%), y en menor medida, que a algunos les parece que el papel de baño disponible para consumo en el país no es biodegradable (22%).

Pero, permanecer con esta práctica con respecto a un artículo de uso cotidiano, como el papel, puede representar todo un riesgo de salud pública y para el medio ambiente.

“Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren 361 mil niños por enfermedades relacionadas a la diarrea debido a la falta de higiene y saneamiento. Una forma de prevenir el contagio de infecciones e incluso de evitar generar más basura es desechar el papel de baño en el inodoro”, afirma Gerardo Romo, director de Marketing de Tissue de Consumo de Essity México y Centroamérica, a cargo de la marca Regio.

Asimismo, la OMS indica que el acceso al agua, saneamiento y condiciones de higiene tienen el potencial de prevenir al menos 9.1% de las enfermedades y 6.3% de las muertes a nivel mundial. Tal es el caso en países como Japón o Suiza, en donde estos factores han establecido la esperanza de vida en 83 años.

En contraste, en naciones con mayores retos en este tema, como Sierra Leona, se espera vivir mucho menos: 50 años, mientras que en México sólo 76 años, por lo que aún tiene áreas que mejorar.

De tal forma que, a decir de Gerardo Romo, lo correcto para prevenir el contagio de infecciones y evitar generar más basura es tirar directamente en el excusado el papel higiénico luego de usarlo.