Vivir bien

Beneficios de pasar tiempo en familia

Son muchas las obligaciones y exigencias de la vida moderna, esto hace que en ocasiones los papás no dispongamos de mucho tiempo para dedicarles a nuestros pequeños. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que lo realmente importante para los niños es la calidad del tiempo que podemos pasar con ellos y no la cantidad del mismo. Es importante organizarse para dedicar tiempo de calidad a los pequeños. Tiempo en el que disfruten de nuestra compañía, de cariño, aprendizaje y desarrollo.

Dedicar tiempo de calidad a nuestros tesoros, no solo es bueno para ellos, es un momento de disfrute para toda la familia que va a aportar beneficiosas ventajas: mejora los vínculos afectivos, la autoestima, potencia el desarrollo global, fomenta el aprendizaje, nos libera del estrés, favorece la comunicación. En definitiva contribuye a la felicidad familiar.

Recuerda que el tiempo que no se convive con la familia no se recupera, pasar tiempo de calidad no es dedicar un rato a estar con ellos y olvidarnos durante el resto del día. Se trata de organizarnos para que diariamente dispongamos de tiempo para disfrutar con ellos. La clave está en transformar todo el tiempo que pasemos con los pequeños, sea mucho o poco, en actividades de disfrute. Podemos incluirlos en nuestras actividades cotidianas, como ir al súper, hacer la comida, recoger la ropa de la lavadora, etc.

BENEFICIOS

– Mejora el clima y la comunicación familiar.
– Incrementa los vínculos afectivos.
– Fomenta el desarrollo de los pequeños: físico, social, afectivo, cognitivo, etc.
– Favorece el conocimiento mutuo. Consigues conocer mejor a tus hijos y ellos a ti.
– Se generan aprendizajes mutuos, ellos aprenden de nosotros y nosotros de ellos.
– Libera el estrés y la tensión. Divertirse juntos y hacer actividades nos ayuda a toda la familia a liberar tensiones.
– Aumenta la confianza, la seguridad y la autoestima. Los niños y niñas se sienten más queridos y seguros.
– Se desarrollan las habilidades sociales, ya que es un tiempo en el que los pequeños aprenden a relacionarse.