Vivir bien

¿Cómo limpiar correctamente nuestros oídos?

Cuando los oídos no presentan ningún tipo de problemas de salud se limpian por só solos de manera natural, aunque hay oportunidades en las que se puede presentar un aumento de cera que puede bloquear o taponar el oído causando molestias, como sonidos extraños, lo cual no permite escuchar con claridad.

Por este motivo es necesario acudir a una limpieza de los oídos, para extraer el exceso de cera que se ha producido en ellos. La manera de saber si tenemos un taponamiento de oídos por culpa del exceso de cera es reconocer los siguientes síntomas:

– Dolor y pérdida de la audición
– Zumbidos y ruidos en el oído
– Picazón y secreción con mal olor

Remedios caseros para limpiar los oídos

Afortunadamente contamos con una variedad de fórmulas naturales caseras que son muy efectivas en el caso que tengamos la necesidad de eliminar el exceso de cera que este taponando los oídos. Los remedios caseros más utilizados son:

– Masaje para aflojar un tapón de cera
Para aflojar el tapón de cera que se encuentra bloqueando el canal auditivo es necesario masajear la parte trasera de la oreja, luego se tira de la oreja en varias direcciones y se abre y cierra la boca al mismo tiempo.

– Peróxido de hidrógeno
El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada es recomendable tanto para quitar el dolor de oído como para ayudar a eliminar la excesiva acumulación de cera que puede bloquearlo. El procedimiento es el siguiente:

Se pone en un tazón media taza de agua tibia, a la que se le agrega media taza de agua oxigenada, el paso siguiente es llenar un gotero. Con este preparado, y estando acostado, se llena el oído afectado dejándolo actuar por tres o cinco minutos, luego se voltea para que el líquido salga, luego se enjuaga el oído utilizando el mismo procedimiento, pero sólo con agua tibia. También se puede usar aceite de bebé o mineral en cambio de agua oxigenada.

– Aceite de oliva
En este caso se sigue el mismo procedimiento anterior, sólo que se utiliza aceite de oliva tibio. Se deja actuar durante quince minutos y se repite este procedimiento tres veces diarias durante tres o cuatro días.

– Botella con agua caliente
Para realizar este sencillo, pero efectivo remedio casero sólo hay que tomar una botella y llenarla con agua caliente. De esta manera, se toma la botella (caliente-tibia) y se pone directamente en el oído afectado durante quince o treinta minutos, luego se puede notar que la cera está más blanda y fácil de limpiar.

– Por medio de irrigación
En el mercado se pueden conseguir fácilmente unas jeringas especiales para realizar el lavado de los oídos, el cual se hace con agua tibia, a temperatura corporal. Luego de irrigado el oído afectado, este debe secarse muy bien.

– Infusión de manzanilla para lavar el oído
Para este procedimiento se utilizan dos cucharadas de flores de manzanilla y un vaso de agua, posteriormente se prepara la infusión y se deja reposar hasta que esté tibia. Luego se cuela muy bien.

Antes de aplicarse, se colocan tres gotas de aceite de oliva dentro del oído y se deja actuar durante cinco minutos, luego se enjuaga el oído con la infusión que acabamos de preparar, utilizando un gotero o una jeringa.

Si el problema persiste será necesario acudir al especialista para que este realice un lavado de oídos de una manera más concreta.

Recuerda…
Se debe tener en cuenta que la cera en el oído es necesaria para protegerlo del polvo, de los microorganismos y de cualquier otra partícula extraña que pudiera entrar en el canal auditivo y causar algún tipo de daño en él, por este motivo el lavado se recomienda únicamente cuando realmente se necesita (en caso de que exista un taponamiento por exceso de cera).

En el caso de presentar taponamientos muy frecuentes lo más aconsejable es acudir al otorrinolaringólogo, para que sea el quién decida el tratamiento que se debe seguir para solucionar adecuadamente este problema.