Familia

Cómo elegir el juguete ideal para tus hijos

Sabemos la importancia que tiene para ti la educación de tu hijo. Te damos algunas claves para que sepas qué juguete escoger para que siga aprendiendo incluso cuando juega.

Pocas cosas hay más satisfactorias para los padres que ver cómo sus hijos crecen sanos y felices. Parte de esa felicidad viene dada por los necesarios ratos de juego que el niño necesita todos los días. Si te preocupa no estar dándole los juguetes correctos para que su educación sea óptima, te orientamos con algunas pautas.

Qué juguetes elegir según la edad

Hasta los 5 años:

Hasta los dos años de vida, los niños necesitan ser vigilados por un adulto cuando juegan. Debes prestar atención a su seguridad y corregir su postura. Elige juguetes que ayuden a su desarrollo psicomotriz y a su coordinación. Los mejores son los de encajar y montar piezas, libros blandos o de tapas duras con formas, texturas y sonidos, así como coches grandes para empujar, palas para la playa y el parque…

A partir de los dos años muestran cierta independencia y comienzan sus primeras palabras. Es bueno dejarles a su aire y ver cómo se desenvuelven, aunque en el fondo no les quites ojo… Esta es la edad perfecta de la responsabilidad, enséñales a recoger sus peluches, cochecitos y muñecas, y cómo no, los instrumentos musicales de juguete: batería, guitarra, piano, tambor, trompeta o flauta.

De 3 a 4 años es el momento de dejar crecer al pintor que llevan dentro. Dales papel y pinturas y no harán un ruido en toda la tarde. Los cuadernos de colorear son imprescindibles en esta etapa. Pero recuerda que es importante estimular su percepción visual, su memoria y la lógica. Es buena edad para la primera bicicleta o patines, y para juegos estimulantes del espacio, el control y su propia fuerza.

Entre 4 y 5 años es cuando el niño comienza a darse cuenta de su propia existencia y, por lo tanto, de los primeros miedos infantiles. También comienzan a jugar a roles de adultos en un mundo imaginario con cocinitas, talleres, supermercados… Es buena época para divertimentos de más nivel, como objetos teledirigidos o trenes eléctricos.

De 5 a 9 años:

De 5 a 7 años es la etapa en la que dejan de jugar solos a favor de las actividades en grupo. Jugar con otros niños les estimula sobremanera, les ayuda a socializar y a asimilar reglas como compartir, ayudar, ser solidario… También llega la competitividad entre iguales y las primeras veces en las que tendrán que resolver problemas.

Opta por pelotas, juegos de magia, casas de muñecas, libros, rompecabezas; puzzles y juegos de memoria.

De 7 a 9 años es cuando más se potencia y complica la convivencia social. Debes comprarles juegos con mayores niveles de dificultad. Opta por los de tablero, cartas y electrónicos, que requieren de la toma de decisiones estratégicas y de lógica. Sin olvidar los patines y patinetes y los cromos de toda la vida.

De 9 años en adelante:

Es la edad en la que comienzan a madurar, utilizan reglas más complejas y habilidades específicas. También se hacen más exigentes, no se conforman con cualquier cosa y muchos de los juguetes les parecen ‘de pequeños’. Por eso busca entretenimientos adaptados a su edad, que no le aburran pronto y que desarrollen su intelecto. Debes fomentar que piensen y resuelvan problemas e incentivar su creatividad de aquí a la adolescencia. Suele ser la edad en la que se decantan por el arte: escultura, pintura, teatro, baile… así como los juegos de construcción más elaborados, experimentos científicos y juegos de mesa que fomentan la interacción entre amigos y también con toda la familia.

Destruyendo estereotipos

juguetes
Cada vez más se está viendo cómo los padres, e incluso los fabricantes, evitan juguetes demarcados por el género. Huye del tópico de la muñeca para la niña y la pistola para el niño y contribuirás a destruir clichés que marcan la personalidad del menor sin que apenas se dé cuenta. De la misma forma, es bueno también ir dejando a un lado los juguetes bélicos que se centran en la lucha. Existen muchos juegos educativos con los que tu hijo puede disfrutar sin tener que recurrir a las armas.

El decálogo de la seguridad

1. Respeta la edad marcada en la caja de cada juguete.

2. Ten cuidado con las piezas pequeñas de los juguetes desmontables, sobre todo con los los menores de tres años.

3. Comprueba la resistencia de las costuras en el caso de mantas de bebés o de peluches, y evita los que suelten pelo.

4. Presta especial cuidado a la procedencia de fabricación del juguete. En ocasiones algunos países falsifican el sello europeo de calidad.

5. Si el juguete elegido es de locomoción (bici, patines, monopatín…), acompáñalo de los medios de protección necesarios, como casco, rodilleras y coderas.

6. Prueba que los destinados a los más pequeños no sean muy duros, no tengan aristas ni partes punzantes, así como cintas o cordones largos.

7. Si el juguete lleva pilas, asegúrate de que el compartimento no se abre con facilidad.

8. Lee siempre las advertencias de seguridad de cada fabricante.

9. Se han dado casos en los que algún juguete ha sido fabricado con materiales tóxicos como el ftalato. Identifícalo en la composición y descártalo.

10. Muestra el juguete a tu hijo antes de sacarlo de su envase. Si no le gusta, es mejor que lo devuelvas directamente.