Béisbol

Guacamayas, el camino al bicampeonato

La novena chiapaneca logró triunfar a través de un trabajo en equipo y una mentalidad ganadora.

Guacamayas de Chiapas hizo historia el fin de semana pasado, al convertirse en bicampeón de la Liga Tabasqueña de Béisbol Profesional, sin embargo, durante la temporada hubo tropiezos que hicieron dudar sobre si este equipo tenía los tamaños para refrendar el título; al final, la garra y el corazón con el que jugaba la novena chiapaneca, se impuso a todo y lograron el difícil objetivo.

Las primeras dudas llegaron temprano, Guacamayas abría la temporada en casa ante Titanes de Huimanguillo, perdiendo el juego inaugural 13-10, sin embargo, los emplumados se repusieron y se llevaron la serie ganando los restantes tres compromisos, destacando el tercero, que finalizó en paliza de 2-20 para los de casa.

En la primera salida, a Teapa, solo un juego pudo disputarse debido a las inclemencias del tiempo, empezó ahí una gran temporada para Edisandy Díaz Ulloa, quien lanzó los nueve episodios para la blanqueada de 5-0; Díaz Ulloa llegó a ligar ocho salidas exitosas, siendo el pitcher más ganador de la temporada.

Otra prueba difícil fue la visita de Caimanes, en la tercera serie de la temporada, los de Ciudad Pemex llegaban como líderes de la competencia, sin haber perdido un solo encuentro. Guacamayas hizo valer su condición de local apuntándose los tres primeros triunfos y Caimanes se quedó con el cuarto; de esta forma Guacamayas tomaba el liderato de la competencia.

Las Guacamayas terminaron la primera recibiendo a Venados de Yumka y visitando a Capitaleros de Paraíso, dos equipos que fueron meros espectadores de la liga, los chiapanecos lograron los ocho triunfos y finalizaron la primera vuelta con marca de 15-2 y porcentaje de 0.882.

La segunda vuelta de la temporada inició con las series ante Capitaleros y Venados, Guacamayas no tuvo problemas y se llevó de nueva cuenta las ocho victorias; pero en la siguiente salida, a Ciudad Pemex, volvieron a surgir las dudas, la novena chiapaneca se apuntaba el primer triunfo, pero caía en los restantes tres ante Caimanes, aunque la diferencia en estos no fue mayor a dos carreras.

La novena serie se disputó en casa ante Plataneros a quienes se les venció en tres de los cuatro juegos de la serie. En la última fecha de la temporada regular, la visita ante Titanes también sembró algunas dudas en una parte de la afición al caer en los dos primeros juegos de la serie, no obstante, una vez más, los emplumados respondieron para emparejar imponiéndose en los restantes dos compromisos.

Guacamayas terminó en el tercer lugar de la segunda vuelta con marca de 14-6 y 0.700 de porcentaje, pero en primer lugar de la clasificación general, Titanes fue segundo, Caimanes tercero y Plataneros cuarto, por lo que Guacamayas iniciaría playoffs en casa ante los de Teapa.

La semifinal ante Plataneros se jugó a cinco juegos, los dos primeros se disputaron en el Luis Anzaldo Arroyo, el temor se volvía a apoderar de la afición al caer en el primero 4-3, pero en el segundo la serie se emparejó al obtener los locales la victoria por pizarra de 3-5. La serie se trasladó a Teapa, donde Plataneros enfrentó los juegos, prácticamente desarmado por el llamado de varios de sus jugadores al equipo grande: Piratas de Campeche; Guacamayas aprovechó y se impuso con contundentes 9-1 y 14-0. En el otro lado Caimanes barría a Titanes en tres juegos.

Inicio de la Serie Final

Llegó entonces la tan esperada serie final, Guacamayas empezó con el pie derecho al imponerse 3-4 en el primer compromiso, cuatro carreras que fueron impulsadas por Osniel Maderas, con tablazo de ‘grand slam’, de quien se decía que no había estado tan acertado con el bate. El segundo juego se pierde 10-5 y todo parecía estar en contra de Guacamayas al trasladarse la serie a Ciudad Pemex.

Ya en el municipio tabasqueño de Macuspana, en el tercer juego de la serie final, Guacamayas fue superior a los de casa, Edisandy Díaz lanzó un extraordinario juego, apoyado por “La Metralleta” Ramírez y Jorge Soto, mientras que Héctor Téllez producía par de carreras y Gerardo García se volaba la barda, para el 5-1.

El cuarto compromiso se ganó por blanqueada 2-0, en el cerrito lució Rubén Molina y de nueva cuenta “La Metralleta” y Soto maniataban a los rivales en los episodios finales; García y Téllez volvían a ser factor al producir las carreras de la victoria, para ponerse a un juego del bicampeonato.

En el quinto juego hubo que sobreponerse a todo, incluyendo, en más de una ocasión, a las decisiones del ampáyer de home, que en las decisiones apretadas, se inclinaba hacía los locales; Guacamayas se vio abajo en la pizarra en par de oportunidades, pero en ambas sacó el coraje para remontar.

Maderas y Julio Pérez conectaron cuadrangular, Téllez y Jorge Delgado, quien por segundo año fue campeón de bateo produjeron par de carreas y en la octava entrada, con la pizarra empata a seis, Carlos Romero ejecutó magistralmente un ‘squeeze play’, para que Maderas anotara la carrera de la victoria.

La mentalidad ganadora del cuerpo técnico, encabezado por Miguel Solís y de todos los jugadores fue fundamental para la obtención del bicampeonato; pero no solo eso, los entrenamientos fueron igual de importantes, de ahí las jugadas que les dieron grandes resultados al equipo, desde el inicio de la temporada hasta la última semana de la final, los jugadores acudieron a los entrenamientos, para estar enfocados en el objetivo, finalmente logrado.