Felicidades abuelos

0
17
En muchos de los casos estas personas sufren abusos de sus familias.

El día de hoy como desde 1990, en toda la República se festejará a los adultos mayores, en Palenque se organizará una actividad en el DIF municipal

El día de hoy se festeja a los abuelos, dicha celebración fue promovida el 28 de agosto, gracias al locutor Chihuahuense Edgar Gaytán, a principios de los años noventa, por lo que desde esa época cada año los adultos mayores que son abuelos son festejados por sus familiares, aunque no todos tienen la misma suerte.
A pesar de que no existe un censo real de cuantos adultos mayores viven en Palenque, el DIF municipal atiende a varios abuelitos en diversas actividades, además de que el día de hoy se les realizará un convivio donde se les entregará despensa y pasarán un momento agradable, lo anterior fue dado a conocer por Karen Villanueva Argüelles, directora en funciones de presidenta del DIF municipal.
“Tenemos la fortuna de poder atender en estas oficinas a los adultos mayores, la mayoría de ellos son abuelitos, el día de hoy en el marco de esta celebración les organizaremos una actividad, donde como cada mes les haremos la entrega de una despensa, son alrededor de 260 personas beneficiadas”, señaló.
Existen abuelos jóvenes
Una persona no tiene que ser adulto mayor para poder ser abuelo, pues existen personas de 30 o 40 años que ya son llamados de esta forma.
Esta será la última celebración que realice el DIF municipal, ya que se encuentran en el proceso de entrega recepción, por eso trataran de hacer algo diferente en esta ocasión, además de que algunos de los abuelitos son personas discapacitadas.
Son más mujeres
De acuerdo a datos proporcionados por personal del programa federal 65 y Más, son cerca de tres mil adultos mayores del municipio, siendo en un 60 por ciento mujeres, por lo que de acuerdo a estas cifras son más mujeres que hombres.
El problema que para las familias suponen las personas de edad avanzada se plantea incluso en lo más elemental: no sabemos ni cómo referirnos a ellas. Tercera edad, personas mayores, viejos, abuelos, ancianos… Cada expresión tiene sus connotaciones, la elección no es baladí.
Merecen cuidados especiales
De acuerdo a la psicóloga María Rodríguez, los abuelos merecen cuidados especiales, además de que necesitan una atención especial pues es más fácil que puedan entrar en crisis emocionales al sentirse rechazados por sus propios familiares ante algunos descuidos que sufren.
“Tenemos que estar muy al pendiente de los abuelitos, ellos son realmente la esencia de la vida, tienen muchos conocimientos de los cuales podríamos aprender, uno de los principales motivos por los que un adulto mayor entre en depresión se da al rechazo que siente por sus familiares, por lo que es muy común atender a los abuelos de este tipo de problemas”, manifestó.
De acuerdo a la especialista, en el fondo este problema de denominación manifiesta la incertidumbre que padecen los grupos socialmente menos favorecidos, o marginados de la vida cotidiana.
Un matiz importante: este desconcierto ante el fenómeno de la vejez lo muestran las familias y las generaciones más jóvenes, pero también las propias personas de edad avanzada.
“La sociedad excluye a los ancianos y ellos mismos parecen en muchos casos dispuestos a arrinconarse en el furgón de cola, el de los menos activos, desde esas dos dimensiones complementarias debemos contemplar la situación: qué podemos hacer por el colectivo de los viejos y qué pueden hacer ellos por sí mismos. Para empezar, una de las asignaturas pendientes de esta sociedad que envejece a un ritmo que demógrafos, economistas y psicólogos no dudan en calificar de preocupante, es cómo cambiar la imagen del envejecimiento, paso indispensable para que tanto las personas que entran en esa fase vital como la sociedad en general modifiquen sus actitudes ante los ancianos”, apuntó.
El día de hoy se festejará a los abuelos, muchos podrán pasar un convivio agradable, mientras otros tendrán que trabajar para poder sustentar a su familia y muchos más en total abandono por parte de sus familiares, autoridades y sociedad en donde los “viejos” no tienen cabida.