Dietas

Un supermercado sin envases

Aun es un proyecto nuevo que no cuenta ni con un año de antigüedad.
Nació en Berlín el año pasado y es el primer supermercado del mundo que no utiliza ningún tipo de envase para las compras diarias de alimentación y droguería. Se trata de una idea que está tenido gran éxito en la capital de Alemania y, además, atrae a curiosos de todo el mundo que están interesados en atacar el gran problema que supone el desecho de los embalajes en el mundo. Y es que el 40 por ciento de los residuos que generamos en el mundo proceden del embalaje de los alimentos. Latas de conservas, comida prefabricada, cartones de huevo o leche, bandejas de carne y pescado, bolsas de legumbres y un inmenso etcétera… Seguro que te es sencillo imaginar la gran cantidad de embalaje que tiras al cabo de una semana sólo en tu núcleo doméstico.
Esta problemática existe. Es real. Para intentar paliar sus efectos se creó Original Uverpackt: el supermercado sin envases. Es un espacio que propone una venta al por menor con cero desechos. Fueron dos jóvenes alemanas, Sara Wolf y Milena Gimbovski, quienes, tras observar con preocupación el exceso de embalaje que se tira cada día en las pequeñas compras, decidieron materializar la idea. Consiguieron crowdfunding (una subvención dada a las buenas ideas, una alternativa para crear negocios y asociaciones muy practicada en Berlín) y ya han ganado varios premios por la genialidad de su idea. Además, se han abierto ya otros dos supermercados de este tipo.
Cada 5 minutos se generan en el mundo 2 millones de toneladas. Realmente las cifras asustan por lo que, si todos los supermercados fueran como Original Unverpackt, este problema disminuirá notablemente. Allí, los productos se venden a granel, las marcas importan menos. Todavía no tienen todo tipo de productos, pero sí puedes salir de allí con lo más básico para la alimentación de una casa.
¿Cómo funciona para el consumidor? Todos los alimentos están en contenedores con dispensadores. De esta forma, el comprador puede decidir qué cantidad se lleva de cada producto y transportarlo a su casa sin envases. Sólo necesitas una cosa para comprar en Original Unverparck: llevar tu propio recipiente o bolsa y reutilizarlo. Una bolsita de tela para el pan, por ejemplo, una fiambrera o tupper para los productos frescos, botellas de cristal para las bebidas… Además, las creadoras señalan otra ventaja: el consumidor puede elegir en todo momento la cantidad de alimentos que se llevan y pagan solo por eso. Se acabó el comprar una bandeja de carne del tamaño estándar y acabar tirando la mitad. Comprando en un supermercado sin envases, sabremos qué compramos y lo haremos con conciencia ecológica. Por desgracia, este supermercado no está aún en España pero es una buena iniciativa que los alemanes están acogiendo muy bien.
Las creadoras necesitaban 50.000 euros para ponerlo en marcha y consiguieron alguien que creyó en su idea y les dio ese dinero. En solo tres semanas, consiguieron tres veces más de lo invertido. También ayudó que Berlín es una de las ciudades europeas con más conciencia ecológica, especialmente en lo que se refiere al reciclaje de residuos.
Hay muchísimas cosas que podemos comprar en este supermercado: legumbres, frutos secos, dulces, fruta fresca, verduras, pan, especias, detergente… casi todo lo necesario para la alimentación básica. ¡Y con cero envases!
Sus creadoras lo definen como “el supermercado del futuro”. También cuentan con grifos de bebidas para que los compradores puedan rellenar sus botellas reutilizables. Además, cada producto tiene una etiqueta donde explica muy bien el contenido de cada alimento y de dónde procede. Este supermercado intenta, asimismo, promover el producto local, un producto más ecológico por evitar la contaminación que se produce durante el proceso de transporte.
¿Funcionaría esta iniciativa ecológica en España? Esta es una de las preguntas que se hacen desde varios sectores que están pensando en implantar este tipo de supermercados en nuestro país, fomentando igualmente la eliminación o reducción de envases, así como el producto regional y nacional.