E. Zapata

Depredan por pobreza

La falta de solvencia económica, ha obligado a campesinos a realizar cacería ilegal de especies en peligro de extinción.
Debido a la falta de empleo en el agro zapatense, y a la difícil crisis económica que atraviesan un sinnúmero de campesinos en este municipio, una gran parte de ellos se han dedicado a la búsqueda de quelonios en ríos, arroyos, estanques de agua dulce, lagunas, con el fin de buscar un sustento económico o llevar un poco de alimento para sus familias.

Por ello se ha disparado rápidamente la cacería ilegal y a su vez la demanda de hicoteas, tortugas, guaos, pochitoques y toda una extensa variedad, la cual es muy consumida por la clase pudiente en los restaurantes y casas particulares de la cabecera municipal, ejemplares que alcanzan un precio que fluctúa entre los 100 y mil pesos de acuerdo al tamaño de cada ejemplar.

Esta situación se agrava en comunidades como Pochote, Jobal, Concepción, Tres letras, Pocvicuc, Corozal, Paso de San Román, Villa Chablé, Nuevo Pochote, La Isla, Boca de Chacamáx, ya que en ocasiones las especies en peligro de extinción son vendidas en la cabecera municipal, comentan los pobladores Daniel Vázquez, Carlos de la Cruz López, Antonio Luna, Alfonso Chablé, quienes piden la intervención de las autoridades federales.

Es el platillo favorito de los comensales, esta especie en peligro de extinción es buscada por el exquisito sabor de su carne, por lo que con lienzas en los ríos o arponeadas con figas, es buscada en ríos y zonas pantanosas de las lagunas como la de Santa Ana, Multé, Leona Vicario, entre otras de menor extensión territorial, en lo que se refiere al municipio de Balancán.

Al respecto, organizaciones como la Agrupación Ecológica de los Ríos, se pronunciaron por una mayor vigilancia de las autoridades encargadas de la Profepa y Semarnat, para buscar proyectos sustentables, con criaderos o viveros, en los cuales se pueda reproducir esta especie pero sin depredarla en esta región de los Ríos.

“Es algo lamentable y triste que se esté acabando con este tipo de fauna en la región, pero esto es también debido a una gran necesidad que tienen estas personas que las cazan para comer o recibir algún dinero a cambio de su venta”, dijo Pedro Esteban López habitante de la zona del Bajo Amatitlán, perteneciente al municipio de Jonuta y colindante con Emiliano Zapata; en ambas localidades se ha incrementado considerablemente la depredación de los quelonios.

El precio de estas especies va de acuerdo al tamaño de cada uno.

Especies en peligro
Hicoteas
Tortugas
Guaos
Pochitoques

Lugares de depredación
Pochote
Jobal
Concepción
Tres letras
Pocvicuc
Corozal
Paso de San Román
Villa Chablé
Nuevo Pochote
La Isla
Boca de Chacamáx
Lagunas de Santa Ana, Multé y Leona Vicario

100 a mil pesos por cada especie capturada y vendida a los restaurantes de la región.